miércoles, 3 de noviembre de 2010

PROCLAMA AL PUEBLO ORIENTAL EN DEFENSA DEL MEDIO AMBIENTE

EN DEFENSA DEL MEDIO AMBIENTE;
CONTRA LA EXTRANJERIZACIÓN Y CONCENTRACIÓN DE LA TIERRA;
CONTRA LOS AGROTÓXICOS, EL AGRONEGOCIO Y LA MERCANTILIZACIÓN DEL SUELO Y LOS RECURSOS NATURALES;
CONTRA LAS TRASNACIONALES Y EL CAPITAL ESPECULATIVO;
EN FAVOR DE LA COLONIZACIÓN EFECTIVA DE LA CAMPAÑA;
POR LA SOBERANÍA ALIMENTARIA:
PROCLAMA 
Al pueblo oriental
La apropiación de la tierra  fértil de nuestro país por parte de las trasnacionales y del capital especulativo ha llegado a límites inadmisibles.
Los cuatro partidos con representación parlamentaria,  sin ninguna excepción,  han sido cómplices de esta entrega vergonzosa.
Los efectos sociales  de este despojo patrimonial  van desde el despoblamiento del campo, el envenenamiento de suelos y acuíferos, hasta al aumento de la violencia social en las ciudades y la existencia de generaciones de compatriotas que ya constituyen dinastías de excluidos. Son hombres, mujeres y niños  ya sin esperanza de mejorar su situación de miseria en este orden de cosas, pese a las promesas demagógicas de los gobernantes de turno.
Y sin embargo en nuestro pueblo hay sabiduría y amor a la tierra suficientes como para revertir este proceso.
También tenemos profesionales que no se venden al agronegocio y están dispuestos a quedar a la intemperie por defender el rico patrimonio de los orientales. Y, ante todo, tenemos gente dispuesta a enfrentar las presiones internacionales y locales, de los malos europeos y peores americanos, que intentarán cerrarnos los caminos.
Por ello los abajo firmantes repudiamos la política agraria entreguista de este gobierno y llamamos a todos los ciudadanos a la construcción democrática, participativa, horizontal, de una propuesta agraria artiguista.
Por el futuro de nuestros hijos, hermanados con los pueblos del Continente como quería Artigas, nos ponemos de pie para defender la única esperanza posible: recuperar nuestro vínculo como pueblo con la tierra y que la tierra sea sólo para quienes la trabajen y sepan protegerla como patrimonio de todos.